Proyecto Educativo

Proyecto Educativo

Historia

El Colegio Madre Ana Eugenia fue fundado por la Congregación de las Pequeñas Hijas de los Sagrados Corazones de Jesús y María. Hoy pertenece a la Fundación sostenedora, San Francisco de Pudahuel, que trabaja con las Hermanas y que incluye dentro de sus miembros a representantes de la congregación.

La Congregación nació en Parma, Italia, el 14 de abril de 1865, fundada por el sacerdote Venerable Agustín Chieppi.

Las primeras Hermanas llegaron a Chile el año 1961 a la ciudad de Rancagua, luego de una solicitud de los sacerdotes del Beato Luis Guanella.

En el año 1972 llegan al popular sector de Pudahuel, donde se da inicio a la Pre-básica de la Escuela Básica Madre Ana Eugenia, ubicada en la Avenida La Estrella, atendiendo a cerca de 100 niños de entre 4 y 5 años de edad.

En el año 1983 se inició la Escuela Básica para niñas, que entregaría educación para alumnas de Pre Kinder hasta 8° básico.

Debido a la alta demanda de matrícula, siendo éste el único colegio de niñas católico de la zona, permitió que el año 2009 se abriera la Enseñanza Media, que vio egresar a su primera promoción el 2012.

 

¿Por qué el colegio lleva el nombre de Madre Ana Eugenia?

Madre Ana Eugenia, (1867-1921) fue una religiosa de la Congregación de las Pequeñas Hijas de los Sagrados Corazones de Jesús y María, que en estos momentos es una beata de la Iglesia católica y está en proceso de canonización.

En su vida como religiosa se destacó como educadora ejemplar entre las jóvenes, atendiendo particularmente a las más necesitadas. El colegio la considera una gran modelo de vida, dedicada al servicio a los demás, fundado en su amor a la Eucaristía y su cercanía con la Virgen María. 

 

MISIÓN

La Misión del Colegio Madre Ana Eugenia es Impartir educación y formación integral a niñas y jóvenes, a la luz de una concepción cristiana de la persona humana y de la sociedad, privilegiando la opción por los más pobres, acorde a la espiritualidad de la congregación, y entregando herramientas que potencien sus capacidades y posibilidades.

 

VISIÓN

El Mae es un Colegio orientado a transmitir valores basados en los cuatro pilares que sostienen el proyecto: Honestidad, Respeto, Responsabilidad e Identidad Femenina.

Es reconocido por su profesorado competente y de altas expectativas para sus alumnas

Se ha caracterizado por ser una Institución estable, con un proyecto garantizado por la presencia de la Congregación junto a quienes lideran el colegio.

 

Objetivos del colegio:

  • Aspiramos a formar a las alumnas en el amor a Jesucristo, de forma que lo conozcan y lo lleven a sus quehaceres cotidianos
  • Trabajamos incansablemente para instalar una cultura escolar centrada en las altas expectativas académicas y personales, el respeto, la responsabilidad y el gusto por aprender.
  • Buscamos la excelencia académica, a través del espíritu de esfuerzo que intentamos plasmar en nuestras alumnas.

El Colegio Madre Ana Eugenia, de origen católico y creado por la Congregación de las Pequeñas Hijas del Sagrado Corazón de Jesús y María, se basa en los pilares espirituales de:

  • La Eucaristía, alimento espiritual de la vida cristiana
  • Evangelio, palabra y luz que orienta el camino de la vida del cristiano
  • Virgen María , compañera y Madre consoladora en quien buscar la forma de conocer y amar a Jesucristo
  • Espíritu de Servicio, que originado en el respeto a la persona, se pone a disposición de las necesidades de los demás.

 

Perfil de la alumna:

Se espera que las alumnas del colegio MAE se distingan por algunas virtudes alcanzadas durante su experiencia diaria en sus años de educación. Ellas son:

  • La responsabilidad

Se refleja en el compromiso con los deberes, en el cumplimiento de tareas, trabajos, encargos recibidos y puntualidad y asistencia a clases u otras actividades del colegio. La alumna del colegio Madre Ana Eugenia reconoce los compromisos que adquiere y le preocupa cumplir a quien le ha prometido algo.

  • La honestidad

La honestidad será un pilar fundamental para el trato entre las personas de la comunidad escolar. Permite crear un clima de confianza y de buena voluntad entre quienes interactúan. El respeto por la dignidad de los demás facilita el ejercicio de la honestidad, cuidando la honra de todos y siendo fiel a la confianza que se le otorgue a una alumna del Colegio Madre Ana Eugenia.

  • Identidad femenina

Dentro de los aspectos que distinguen a las alumnas se considera el comportamiento adecuado a su condición de mujer, es decir en su delicadeza al hablar, al proteger a los más débiles y al cultivo de un espíritu limpio y libre de las presiones de las tendencias de su tiempo. Serán testimonio de esta femineidad un vocabulario formal, sin garabatos, un trato cuidadoso y nunca abusivo con las alumnas menores o más débiles.

  • El respeto

El respeto consiste en dar a todos el trato que merecen como hijos de Dios, independiente de las diferencias que pueda existir de opinión en algunas materias. La alumna del Colegio Madre Ana Eugenia reconoce a quienes la rodean como personas dignas de buen trato y procura no ofender a nadie y cuidar su dignidad.

 

Para desarrollar este espíritu centrado en el amor y el servicio hemos instalado algunas tradiciones que son propias del MAE:

  1. Una Hermana de la Congregación lidera el equipo de Pastoral, coordinando actividades litúrgicas, convivencias y Misas o actos religiosos del colegio.
  2. Comenzamos cada día con un momento de oración en las sala de clases.
  3. Leemos semanalmente el Evangelio en las salas de clases, para mantener cercanía con la vida de la Iglesia y conocer la palabra de Dios y buscar la forma de llevarla a la vida diaria.
  4. Comenzamos cada acto, fiesta o celebración con Misa, en ella nos encontramos cercanamente con Jesucristo, al momento de recibir la Comunión.
  5. Por ser la Virgen María la figura que inspira el modelo de mujer que queremos formar, tenemos su imagen cada sala de clases y en varios patios del colegio. La saludamos especialmente durante el mes de María. Las niñas le traen flores y rezan cada día poniendo sus peticiones y necesidades en la oración.
  6. Cada uno de nuestros cursos tiene una salida anual para darse un espacio de convivencia y oración. Es un día para la reflexión, para conocernos más unas a otras y ponernos frente al Señor con nuestras debilidades y necesidad de ser mejores.
  7. Contamos con grupos de acólitas que apoyan las celebraciones Eucarísticas y para las más pequeñas, ofrecemos talleres de amiguitas de Jesús, formados por grupos de niñas de distintos cursos, que conversan sobre el mensaje del Señor, preparan material para compartir esta Buena Nueva con el resto del colegio y realizan algunas dinámicas para acercarse al Señor de manera alegre. 

 

En la búsqueda de la formación intelectual y el espíritu de esfuerzo hemos incorporado algunas acciones propias de nuestro estilo:

  1. Las Hermanas de la Congregación tienen participación directa en el Equipo Directivo para apoyar y permitir que se conserve el espíritu con el que se fundó el Colegio.
  2. El Equipo Directivo, los jefes de Departamento y Asesores externos supervisan regularmente las clases, su metodología, las necesidades que se aprecian en la sala y las remediales que se requieren para alcanzar los aprendizajes correspondientes.
  3. Las alumnas son evaluadas “externamente”, es decir fuera de las evaluaciones diseñadas por sus profesoras, en las áreas de cálculo mental, velocidad lectora, comprensión, y razonamiento matemático una o más veces en el año.
  4. En la búsqueda del espíritu de esfuerzo, se proponen algunas actividades de ejercitación o investigación que aporten puntaje a las evaluaciones formales.
  5. Se intenta evaluar semanalmente en las diferentes áreas, de forma que las niñas adopten la costumbre de prepararse previo a la asistencia a clases y se vayan alcanzando los aprendizajes.
  6. Damos especial importancia al equipamiento y vida de la Biblioteca: tanto en Pre Básica, como en Básica y Enseñanza Media.
  7. El Departamento de Convivencia acompaña a las niñas en los recreos, coordinando actividades de esparcimiento y concursos.
  8. El Departamento de Convivencia recibe inquietudes tanto de alumnas como de Apoderados, en lo referente a convivencia, y las transmite a quien corresponda, para lograr resolver conflictos, mediar, derivar a especialistas cuando proceda, etc.
  9. El Colegio dispone de un Equipo de sicólogas que apoyan a las familias, ayudan a definir derivaciones y tomar contactos con instituciones que les traten sistemáticamente. 

 

ESPACIOS DE PARTICIPACIÓN:

Centro de Padres: el Centro de Padres, en conjunto con los delegados de curso, trabaja directamente con la Dirección del colegio, en reuniones periódicas. Al menos una vez a año se reúne con el sostenedor, para comentar necesidades, sugerir mejoras y empaparse del espíritu del proyecto, de forma que lo ayuden a transmitir entre los demás apoderados de la comunidad. 

Centro de Alumnas: Su misión es generar ante todo espíritu de pertenencia entre las niñas, sugerir y trabajar en actividades que permitan a las niñas amar su colegio y disfrutar los tiempos que pasan en él.

Consejo Escolar: En el Consejo Escolar se ven representados todos los miembros de la comunidad educativa, y se reúnen para acordar líneas de acción, informarse sobre los rendimientos, dificultades y resolver temas que preocupan a la comunidad.

Equipo de Profesores: Los profesores son en la práctica quienes en su trato y trabajo diario con las niñas, transmiten los ideales del colegio, buscan desarrollar el espíritu de esfuerzo, responsabilidad y respeto que se busca conquistar. Ellos son los encargados de buscar los aprendizajes, con respaldo del Equipo Directivo y también de mantener el ambiente de buen trato y solidaridad que espera para el MAE.

El Colegio busca por sobre todo el bien de las niñas, ajustando sus normas de convivencia y sus normas para profesores y administrativos a lo que sea una sana relación de tipo escolar. Las normas de convivencia están orientadas a dar seguridad a cada niña, respetando el derecho de las más vulnerables a recibir apoyo a tiempo y resguardando que el desarrollo de cada una no altere el de las demás.

Los adultos del colegio deben, conforme al reglamento, mantener una relación centrada exclusivamente en temas escolares, educacionales y de apoyo moral.

Toda la comunidad escolar (profesores, alumnas, administrativos, auxiliares, Hermanas de la Congregación, padres y Apoderados, sostenedor) son responsables de que se pueda desarrollar el proyecto educativo y alcanzar los objetivos que en él se han planteado.

Cada quien, cumpliendo con entrega y responsabilidad su tarea diaria, contribuye al logro de estos objetivos.

 

Colegio Madre Ana Eugenia
El Colegio Madre Ana Eugenia (MAE) es Particular subvencionado. El sostenedor es la Fundación San Francisco de Pudahuel, que es una fundación formada por laicos profesionales y la Congregación Pequeñas Hijas de los Sagrados Corazones de Jesús y María. Es una fundación sin fines de lucro.